mayo 13, 2021 10:51 PM

Hagamos un fideicomiso en la UAS que sirva

El rechazo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al amparo promovido por las autoridades de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) contra el resolutivo del Tribunal Colegiado, en el que se ordena el cese del descuento al personal jubilado, que se deposita en un Fideicomiso, debe de ser cumplido a cabalidad por las autoridades universitarias.
Acatar en todas sus letras el fallo de la Suprema Corte significa no sólo respetar la ley, sino aceptar la legalidad como el medio normal para dirimir las controversias en este caso y en otros conflictos de similar naturaleza.
La vigencia de un derecho social requiere su defensa jurídica, así como cuidar las condiciones sociales, económicas y políticas que garanticen su viabilidad. El fallo de la Corte cumplió con lo primero; el resto, igualmente importante, depende de otros factores de fuera y dentro de la UAS. De modo que debemos valorar las diversas circunstancias en que se inscribe el problema de la jubilación, con el fin de que prevalezca para los que ya la tienen, así como para los actuales trabajadores que merecen un retiro digno.
La situación que hoy viven los sistemas pensionarios de las universidades públicas, indica que algo anda mal. Las reestructuraciones impulsadas por ANUIES, SEP, SHCP y algunas IES, a partir del 2002, no están dando los resultados que los estudios actuariales preveían, aun con el apoyo otorgado a las universidades a través del Fondo de Apoyo a las Reformas Estructurales de las Universidades Públicas Estatales (FAREUPE). Como prueba de lo anterior, baste señalar que en la última reunión de la ANUIES, de este año, el tema central fue el relativo a la jubilación.
El resultado firme que arrojan los últimos estudios actuariales sobre la materia es la constitución de fideicomisos, los cuales permitieron a algunas instituciones paliar sus pasivos contingentes y evitar que por lo menos diez de las más importantes, incluida la UAS, cayeran en insuficiencia financiera en el corto plazo, de acuerdo a los datos proporcionados por la Auditoria Superior de la Federación en su análisis de la Cuenta Pública 2012. Vemos necesario, por lo tanto, fortalecer el fideicomiso pro jubilación, sin dejar de reconocer que el actual es insuficiente y requiere su revisión y actualización.
Ángel Guillermo Ruiz Moreno, en su libro Los sistemas pensionarios de las universidades públicas, nos dice que es el Estado garante primario y final de cualquier esquema de seguridad social, y por lo tanto no debe pretender escapar por la puerta trasera a sus responsabilidades naturales. En el caso de la UAS, el Estado no está aportando al fideicomiso para el pago de la jubilación dinámica. Los paliativos no son suficientes.
Debemos asegurarnos que el fideicomiso pueda cumplir con los fines para los que fue creado. A los trabajadores universitarios en activo, así como a los jubilados, conviene que ese instrumento sea estable para que garantice una jubilación digna, acorde con lo establecido en la Constitución y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
La sustentabilidad de esta prestación depende de que la institución cuente con los recursos suficientes para cumplir con sus tareas sustantivas y los compromisos contractuales que tienen con sus trabajadores.
Buscarle una solución al problema de la jubilación dinámica en las UAS es una tarea de todos, de las autoridades universitarias, de las dirigencias sindicales, del sector de jubilados, y de los trabajadores activos. Algunas medidas a implementar son las siguientes:
1. Que la revisión del fideicomiso y todo lo relacionado con la jubilación dinámica, tenga como premisas la transparencia y la rendición de cuentas.
2. Es buena la medida que pretende implementar la autoridad universitaria, al realizar un nuevo estudio actuarial que dé precisión y claridad sobre la situación actual, el cual sea la base de soluciones viables para la sustentabilidad de la jubilación dinámica.
3. En la participación del Comité Técnico del Fideicomiso deben incluirse todas las partes involucradas que aportan al mismo. Hasta el día de hoy los jubilados cotizantes no forman parte de ese Comité.
4. El Estado debe de aportar al Fideicomiso. El propio Banco Mundial recomienda, en su último estudio sobre el tema, la necesaria participación estatal en la solución a largo plazo de los sistemas pensionarios.
Es bueno recordar lo que dijera el canciller alemán Otto Von Bismarck: “Por caro que parezca el seguro social, resulta menos gravoso que los riesgos de una revolución”.
E-mail: [email protected]
Twitter: @riosrojo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.