junio 12, 2021 6:13 AM

El nuevo negocio de la mariguana

“No existe una sola decisión significativa hecha por los poderosos que no se reduzca a ¿qué tan redituable es?”
Mark Waid
El Transnational Institute, con sede en Amsterdam, presentó en el mes de marzo un reporte titulado “El auge y caída de la prohibición de la mariguana”, en el cual cuestiona el modelo prohibicionista internacional basado en la Convención Única sobre Estupefacientes promovida por la ONU y suscrita en 1961.
El documento expone el desarrollo histórico de las actitudes gubernamentales e internacionales hacia la marihuana. Desde la indiferencia o tolerancia hasta su clasificación como una sustancia que ocasiona dependencia o su equiparación a la heroína en la convención sobre estupefacientes de Naciones Unidas. Esta historia, pero circunscrita a nuestro país, ya había sido contada en 1996 por Luis Astorga en su libro “El siglo de las drogas”.
¿A quién ha beneficiado que la mariguana esté prohibida? De acuerdo con el Informe Mundial sobre las Drogas 2013 de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito, existen más de 180.6 millones de personas que consumen cannabis, es decir, el 3.9% de la población mundial de entre 15 a 64 años de edad. Esto hace de la marihuana la sustancia ilícita de mayor consumo.
El efecto de la sustancia activa tetra-hidro-cannabinol (THC) sobre el ser humano, según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos, es una sensación de euforia porque provoca la liberación de dopamina, así como la relajación, pero también alteración de la percepción sensorial y temporal. Pasado el efecto eufórico, el consumidor puede sentir depresión, sueño, ansiedad o temor.
Sobre la base de estos efectos y un complicado componente político, desde principios del siglo XX inició una campaña para prohibir la mariguana que culminó con la suscripción de la Convención Única sobre Estupefacientes. Así se instaló el modelo prohibicionista.
Prohibir la marihuana creó un mercado ilegal para suministrar la sustancia, criminalizó el consumo al definir al usuario como delincuente, generó estructuras criminales dedicadas a producir, transportar y entregar la droga; además, estableció estructuras gubernamentales dedicadas a combatir a las organizaciones criminales y el interactuar entre ambas provocó violencia y corrupción.
Los países que hemos soportado las consecuencias de llevar una guerra contra las drogas como componente fundamental de la política criminal, sabemos que el daño colateral es muy alto y no disminuye ni el consumo ni la violencia. Por eso, a últimas fechas vemos cada vez con mayor frecuencia gobiernos que buscan la alternativa del modelo regulador.
Este modelo no prohíbe la marihuana, establece directrices y modalidades para que sea consumida legalmente. Desde el año 2012 el estado de Washington aprobó legalizar el cannabis para su venta a consumidores adultos en tiendas autorizadas, con el pago de los impuestos correspondientes.
A pesar de su aprobación en estados como Washington y Colorado, esta droga sigue siendo ilegal según la ley federal norteamericana. No obstante, existe una cantidad creciente de empresarios que quieren convertir la mariguana en un gran negocio. Ven este momento como una gran oportunidad empresarial, y apuestan a que la demanda en el mercado legal aumentará.
Según The Wall Street Journal, la red de inversionistas ArcView Group, que se especializa en la industria del cannabis, estima que el mercado estadounidense de mariguana legal alcanzará los 10 mil 200 millones de dólares en cinco años. Aunque el mercado es tan novedoso que es imposible hacer proyecciones con toda seguridad.
Parte de este futuro auge se predice con base en el uso recreativo de la mariguana por los consumidores, pero otro más se sustenta en su empleo con fines medicinales. Según informa CNN, la Dirección de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos aprobó el uso de dos medicinas sintéticas con cannabinoides utilizadas para tratar a pacientes con nauseas extremas, dronabinol y nabilone. Una tercera, Sativex, se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos para el tratamiento del dolor por cáncer.
Pero no todo son facilidades para quienes pretender ingresar al nuevo negocio de la marihuana legal. El obstáculo principal con el que se encuentra un emprendedor en los Estados Unidos es encontrar un banco, pues las instituciones financieras no le permitirán abrir una cuenta bancaria si la empresa está relacionada con el cannabis.
A pesar de estas dificultades, muchos empresarios quieren estar presentes en el momento en que despegue el mercado norteamericano de la mariguana legal. Para ello ya se aprontan con sus tiendas, mostradores y jardines. ¿A quién ha beneficiado el negocio de la mariguana? A los poderosos. Sea que su poder derive del dinero, las armas o la tecnología. Sea que el negocio esté en prohibirla o permitirla.
¿No crees paisano?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 958
06 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.