junio 24, 2021 12:06 AM

Los insólitos peces gato

cineSiempre es grato encontrarse con una película mexicana en la cartelera, más cuando es un producto bien realizado, que se disfruta de principio a fin, que hace experimentar diferentes emociones y que deja una enseñanza.
Los insólitos peces gato (México/2013), ópera prima de Claudia Sainte-Luce, es eso y más: una cinta con una muy buena historia, extraordinarias actuaciones y técnicamente bien hecha, lo que la hace una de las mejores realizaciones de este país, en los últimos años.
Martha (Lisa Owen) tuvo una recaída que la lleva hasta el hospital, lugar donde conoce a Claudia (Ximena Ayala), una joven que trabaja de demostradora en un supermercado, y que está encamada por una apendicitis.
Al salir del sanatorio, Martha invita a Claudia a comer a su casa, y es donde ésta conoce a los cuatro hijos de la primera: Alejandra (Sonia Franco), Wendy (Wendy Guillén), Mariana (Andrea Baeza) y Armando (Alejandro Ramírez-Muñoz), quienes en un inicio veían extraño que la joven estuviera ahí, pero poco a poco la verán como uno más de ellos.
A partir de ese momento siempre habrá una razón para que Claudia se quede en la casa de su amiga: ayudará en las labores, se quedará a dormir, llevará a los niños a la escuela, cuidará de su amiga cuando se sienta mal, y estará dispuesta a cooperar con los gastos, para quedarse a vivir ahí.
En ese trayecto, la chica se dará cuenta de la dinámica familiar, de las responsabilidades y personalidades de cada uno, y de cómo cada quien vive y le afecta la enfermedad de su madre.
Llegará el momento en que Martha esté más grave y lo inevitable esté más cerca de llegar, por lo que habrá de disfrutar la vida lo más que se pueda, aunque no se tenga mucho tiempo para hacerlo.
La cinta no es para nada un documental, pero por momentos uno puede creer estar frente a uno, por la manera en que la directora muestra el contexto de esta familia: es tan natural cómo los personajes se desenvuelven, la forma en que la cámara registra cada uno de los espacios de la casa (donde se desarrolla la mayor parte de la cinta), los diálogos, que indudablemente se llega a cuestionar hasta dónde es real esa ficción.
Otro aspecto que hace interesante al filme son las actuaciones: Lisa Owen es muy creíble en ese proceso de deterioro que tiene por su enfermedad, que uno termina viéndola, aunque no haya sido así, casi en los puros huesos, además de que su actitud optimista, después de todo, es sorprendente.
A pesar de que Ximena Ayala dejó clara su capacidad para actuar desde su debut en cine en Perfume de Violetas (2001), su evolución desde esa película de Marisa Sistach a la que nos ocupa ahora, es impresionante: es más que evidente su madurez.
El resto del elenco hace un trabajo muy bueno también, pero quien definitivamente se mueve como pez en el agua, es Wendy Guillén: es muy divertida con su discurso de sanación y religiosidad.
Los insólitos peces gato es una película redonda, donde todo encaja perfectamente, y la que se da el lujo de contar con un final muy emotivo e interesante, tanto en el fondo como la forma.
Ganador de varios merecidos premios, el filme es uno de los contendientes y favoritos en la 56 edición del premio Ariel. No deje de verla… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.