junio 17, 2021 5:23 PM

Las “hernias” del Issste

RAMÓN ESCOBAR
Entra a operarse de hemorroides y sale destrozado de su columna vertebral
Ramón Escobar Almanza, de 54 años de edad, denuncia que en diciembre de 2013 entró por su propio pie al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales del Estado (Issste) por un problema de sangrado interno causado por las hemorroides y salió sin poder caminar bien y con un fuerte dolor en su columna vertebral.
“El 2 de enero fui intervenido quirúrgicamente; estando en recuperación, me doy cuenta que al momento de caminar, mis pies no son los mismos, porque empecé a perder fuerza y equilibrio y tengo un fuerte dolor en la columna vertebral”, relata Ramón Escobar Almanza, ex empleado del Ayuntamiento de El Rosario.
“Desde entonces el Issste ha manejado que lo mío son unas hernias o desgastes, pero las hernias o desgastes no surgen de la noche a la mañana por arte de magia como quieren hacer creer, para evadir su responsabilidad”, afirma Escobar Almanza.
El derechohabiente cuenta que el 20 de diciembre de 2013 ingresó a la clínica del Issste de Mazatlán por causa de un sangrado interno y el 24 de diciembre se le realizó colonoscopía, por lo que el 2 de enero de 2014 fue intervenido quirúrgicamente.
Recuerda que ese 2 de enero le aplicaron la anestesia mediante el procedimiento médico de la aplicación de jeringa conocido como la raquia.
Después de la operación, durante su recuperación, el 4 de enero, empezaba a sentir mucho dolor en su columna vertebral y sus pies no tenían la misma fuerza con la que había llegado al Issste para que le solucionaran su problema de salud.
Por ello, empezó a preocuparse y acudió con un doctor internista, Abel Zataráin, quien lo turnó con el neurocirujano, para que valorara su situación.
La cita se la programaron para el 3 de febrero, pero la incapacidad de su cirugía vencía el sábado 8 de febrero y como pudo se presentó a trabajar el 10 de febrero a las oficinas de Planeación de Desarrollo Social del Ayuntamiento del Rosario.
“Ese lunes 10 de febrero, por los fuertes dolores en su columna vertebral solicité permiso para acudir al médico local, pero como no se encontraba el director de Planeación de Desarrollo Social, me dirigí al subdirector Héctor Acosta, entregando constancia”.
Fue el 11 de febrero cuando Ignacio Cortez lo cita a su oficina para informarle que estaba dado de baja en su trabajo de la dependencia de Desarrollo Social.
En menos de dos meses, Ramón Escobar Almanza, se había quedado sin poder sostenerse para poder caminar y sin trabajo en el Ayuntamiento de El Rosario, pero la doctora Teresa Santoyo, encargada de la unidad médica del Issste en el Rosario y el doctor Miguel Ángel Camacho, director de la Clínica del Hospital de Mazatlán, se encargarían de hacerle la carga más pesada.
El paciente requería unos estudios médicos en el Hospital Regional de Culiacán y la doctora Santoyo, quien se ha hecho famosa en El Rosario por el mal trato que le da a sus pacientes, no le había notificado el día que tenía que presentarse para determinar qué hacer respecto a su columna vertebral.
Fue al 14 de abril cuando Escobar Almanza acudió a la clínica del Issste en Mazatlán, cuando le entregaron un enorme sobre que contenía los resultados médicos, pero el paciente se dio cuenta de que el sobre venía abierto.
Ese primer detalle no le gustó al enfermo, como tampoco le dio confianza cuando un tal doctor Velázquez, aparentemente asistente del doctor Camacho, argumentando que ya se le habían terminado los días de incapacidad, le ofreció conseguirle que le pagaran incapacidad de días retroactivos.
Pero no sólo ofrecía lo anterior, sino también que también ofreció gestionar ante las autoridades correspondientes para que lo reinstalaran en su trabajo y le restituyeran todos sus derechos, porque hasta ese día tenía derecho al Issste.
Escobar Almanza asegura que mientras estaba en la cita y se negaba a ambas proposiciones del “asistente” del doctor Camacho, el médico Velázquez le pidió el sobre que había sido abierto con el pretexto de que lo vería el traumatólogo.
Momentos después regresó el doctor Velázquez con el sobre de los estudios médicos para decirle a Escobar Almanza que él tenía unas hernias muy viejas.
“No doctores, no, están equivocados, jamás he padecido ninguna hernia y nunca he visitado a ningún doctor por alguna molestia en la columna”, replicó Escobar.
Las sospechas de que el doctor le estaba escamoteando la verdad sobre las causas de su arruinada columna vertebral, se consolidaron cuando el médico le pidió que regresara el día siguiente para reunirse con el director del Issste.
El paciente no fue a la reunión con el director del Issste, pero el 23 de abril, acudió a la cita con el neurocirujano César Hernández Barragán, que al inspeccionar las “placas” con los gestos de su rostro dio a entender que la columna vertebral del enfermo estaba arruinada.
Escobar Almanza clamó: “ayúdeme doctor, estoy desamparado, me despidieron de mi trabajo, yo no recibo apoyo de nadie, ya no tengo Issste, no tengo nada, ayúdeme, por favor”.
“Doctor no quiero que me ayude poniéndole de más al resumen médico, quiero que me ayude a no ponerle de menos, porque una cosa usted está viendo aquí y otra cosa me está diciendo el doctor Camacho”, le aclaró.
El neurocirujano dijo: “pues la única forma de ayudarlo sería con la cirugía…pero es sumamente riesgosa”.
El enfermo preguntó al especialista qué posibilidades tenía de que la cirugía sería la solución a los intensos dolores de su columna vertebral y volver a caminar bien, para reintegrarse a su trabajo y poder sostener a su familia.
“Ninguna”, respondió el neurocirujano.
Como en diciembre de 2013, Escobar Almanza había entrado al Issste por su problema de hemorroides y en enero de 2014, había salió perjudicado de su columna vertebral, está renuente a ser intervenido quirúrgicamente.
“Si yo no iba por problemas de la columna y ya ven cómo me dejaron; no se vale que me digan que no tengo lucha y después que me entretuvieron mucho el resumen médico y ahora le ponen aquí que yo me negué a ser operado”, critica Escobar.
Resumen médico
El resumen médico con expediente EOAR-600213/1 comenta: “Dados los hallazgos anteriormente comentados y la sintomatología del paciente se propone tratamiento quirúrgico lumbar, rechazándose la cirugía por parte del paciente. Dada la decisión del paciente, se deja cita abierta a neurocirugía en caso de aceptar tratamiento quirúrgico”.
 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.