junio 21, 2021 10:51 PM

Río 2

rio
Fueron más las expectativas y el furor que Río 2 (EU/Brasil/2014) ocasionó, que lo que se logró finalmente en la película de Carlos Saldanha; el buen sabor de boca que dejó Río (2011) no lo superó ésta, ni con la efervescencia que hay en el planeta por el país en el que se desarrollará el mundial de fútbol, el mes que entra.
La película no es mala, ni mucho menos, pero es innegable que se esperaba más de ella: un producto más independiente del otro, y que no se viera como el segundo capítulo de la telenovela.
Blu y su familia viven cómodamente en Río de Janeiro, cuentan con todo lo necesario, desde una casa amplia y bonita, hasta lo más avanzado en tecnología, pero ese es precisamente el problema: que no se desenvuelven libremente como pájaros.
Por eso, aunque en un principio Blu no está completamente de acuerdo, la idea de Perla de ir al Amazonas y convivir con más de su especie, en una amplia selva y que los tres hijos que tienen juntos aprendan a vivir como debe ser, no es tan descabellada.
La familia emprende el viaje y, a pesar de que el paisaje es hermoso y todo lo necesario para “ser” pájaros de verdad se encuentra allí, desde el inicio, Blu se enfrenta a diferentes problemas que no le permitirán disfrutar de la naturaleza salvaje, como lo hace el resto.
Para empezar corre el riesgo de perder a Perla, porque un pájaro galán anda detrás de ella y siempre hace cosas para quedar bien, y si la esposa de Blu no le corresponde, tampoco le pone un límite suficiente a su pretendiente, como para que su marido esté tranquilo.
También tendrá que lidiar con la llegada de Nigel, su antiguo rival, quien buscará todas las maneras posibles de hacer pagar a Blu, quien hace tiempo le quitó la posibilidad de volar.
Las pruebas son fuertes para el encantador pájaro azul, pero al final, sabrá decidir entre quedarse a vivir en la selva, como todos los de su especie, o regresar a las comodidades de la ciudad.
Si en Río la idea era concientizar al mundo acerca del peligro de extinción en el que se encuentran ciertas especies, en esta segunda entrega es evidente que el mensaje va dirigido a cuidar ese impresionante lugar llamado Amazonas.
En este caso estamos ante varias subtramas, que si bien son coherentes y encajan muy bien de manera general, la historia, al igual que en la primera parte, no es tan interesante; es cierto que los valores, el discurso positivo, la idea de poner en conciencia al mundo sobre algo importante están ahí y eso se agradece, porque los mayores consumidores de este estos filmes son niños, pero desafortunadamente no tiene el impacto y la fuerza de otras películas dirigidas a este público.
Hablar de la animación ya es redundante, con las altas y bajas que pueda tener, es impresionante este aspecto, no sólo en esta cinta en la que, tanto la ciudad, como el Amazonas, lucen muy reales e impresionantemente detallados, sino en (casi) todas las que se hacen en la actualidad.
Con ciertos toques de comedia, un mensaje ambientalista claro y oportuno, números musicales que ponen a bailar en la butaca —hay niños que, incluso, lo hacen de pie—, Río 2 es una buena opción para chicos y grandes. Vaya a verla… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.