abril 4, 2020 7:24 am

Las penurias de Cecilia

Cecilia. Sin marido y sin pensión.
Cecilia. Sin marido y sin pensión.

Pide al gobernador que interceda ante el director de Pensiones del IMSS
En enero de 2013, recién ocurrido el naufragio del barco San Andrés en las Islas Marías, Tepic, Nayarit, Cecilia Robles Moreno y sus compañeras de dolor presentaron la documentación ante el Juzgado Primero de lo Familiar, pero la juez les informó que necesitaban esperar a que se cumpliera un año de ocurrido el accidente para presentar una demanda de presunción de muerte.
Al dolor por tantas cosas vividas y a su nueva manera de percibir el tiempo, a la vida de Cecilia se agrega la paradoja de ser una de las tres viudas que no pueden legalmente tramitar sus pensiones a resultas de que no hay acta de defunción de sus esposos Luis Noel Torres Medina, Javier Robles Rangel y Mario Bonilla Galindo.
En el calendario del 2013, la fecha de la muerte quedó fijada el 17 de enero, cuando la Armada de México llegó con los cuerpos rescatados del capitán Mario Osuna García, el marinero Santiago Acosta Sánchez y el cocinero Porfirio Ramírez Jiménez.
“Cuando llegaron con ellos tres, en las actas de defunción quedó marcado el día 17 de enero que habían fallecido”, rememora Cecilia.
Un año después del naufragio del San Andrés, para referirse a la muerte de Luis Noel y sus otros dos compañeros desaparecidos Cecilia afirma que: “El 17 de enero cumplen un año, porque tomamos en cuenta la fecha de cuando los tres cuerpos que encontraron tienen la fecha de fallecidos del día 17”.
“A partir de que presentemos las demandas de presunción de muerte ante el Seguro Social, para empezar el trámite de pensión, cuando llevemos esa documentación y empecemos ese trámite queremos pedir el apoyo del gobernador para que nos ayude porque en Culiacán está el director de Pensiones del Seguro Social”.
La experiencia que dejó la tramitología para las pensiones de las tres viudas de los pescadores cuyos cuerpos sí fueron encontrados por la Armada de México, les enseñó a las mujeres sin pensiones encontrar un atajo a la burocracia.
“Como ya supimos el movimiento —añade— que hicieron las primeras tres viudas que entregaron al Instituto Mexicano del Seguro Social, de aquí las mandan a Culiacán y de Culiacán las mandan a México, y de allá llega el otorgamiento; pero como a ellas se les detuvo mucho porque anduvieron en muchas vueltas por falta de un papel u otro”.
“El trámite los vamos a presentar ante la juez del Primero de lo Familiar, ella nos dijo en aquel entonces que ya presentándole la documentación que ya iba a presentarlo ante el Ministerio Público, y que el Ministerio Público nos otorgarían ya las actas de defunción”, sostiene.
A casi un año de que su esposo Luis Noel Torres Medina, maquinista del buque motor San Andrés, desapareció en el naufragio en la Islas Marías, la señora Cecilia no vive, sobrevive tanto con su cortadora de telas y máquina de coser eléctricas como una beca de mil 200 pesos mensuales para sus dos hijos otorgadas por el Gobierno del Estado.
En esta microempresa casera en el giro de costura, para sacar adelante a sus dos hijos, Cecilia Robles navega las noches y los días con la ausencia de su cónyuge, que en enero de 2013 abordó el barco San Andrés que zarpó del muelle de la Congeladora JR hacia un viaje hasta la fecha sin retorno pues al igual que dos de sus cinco compañeros nunca regresó ni vivo ni muerto.
La semana pasada, a unos días de que se cumpla el año del naufragio del San Andrés, Cecilia dijo a Ríodoce cómo le ha hecho para sobrevivir con sus hijos ante los embates de la carestía de la vida, agudizada por los vientos y las lluvias torrenciales que azotaron sendos huracanes en el puerto de Mazatlán.
“Pues mire, en tiempos de lluvias me las vi muy difícil, porque todo el techo se me mojó, se le llovió por toda la casa; no hubo cuarto que no tuviera goteras y que no estén maltratados los techos, porque se mojaron todos”, explica.
“Y pues, con la ayuda de la familia —agrega— me vinieron a limpiar el techo, pero no he podido impermeabilizarlo, no pude hacer ese gasto, porque todo lo que él (Luis Noel) hacía (con su aportación económica) ya no entra a la casa”.
Mientras manipula con manos y pies combinados su máquina de coser, como si fuera una máquina del tiempo, Cecilia explica a Ríodoce que desde hace un año que su esposo naufragó en el San Andrés, su percepción del tiempo ha cambiado radicalmente.
“Digo un año, pero en realidad me detuve en el tiempo, porque no se siente todo ese tiempo, a uno se le hace corto, que apenas acaba de pasar; por tantas cosas vividas, o sea, hubo mucho dolor, hay mucha… todavía no saber en realidad qué pasó”, comenta.
 
365 días de dudas
Los días posteriores al 15, 16 y 17 de enero de 2013, las vidas de las viudas Cecilia Robles Moreno, María del Carmen Cruz Ontiveros, Mayra Lizárraga Ceballos, Rosario Sillas Delfín, Laura Páez Ortiz y Mayra Chiquete Colio, nunca volvieron a ser las mismas, porque fueron los días cuando iniciaron sus penurias en busca de justicia.
Ninguna de ellas todavía sabe a ciencia cierta qué pasó, pues el naufragio del San Andrés fue cubierto con el hermetismo, las contradicciones y la burla hacia los deudos, tanto por la empresa JR, dueña del buque naufragado, como por las autoridades estatales y federales encargadas de impartir justicia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

  1. Tienen algun numero telefonico para llamar a la señora Martha Cecilia y poder ayudarle economicamente?
    Les agradesco su respuesta por favor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 896
29 de marzo del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral