PAS, política o clientelas

 

El artículo 41 de nuestra Constitución establece en su fracción primera que “Los partidos políticos son entidades de interés público… y tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de los órganos de representación política y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo…”

Solo —agrega el texto—, los ciudadanos podrán formar partidos políticos y afiliarse libre e individualmente a ellos; por tanto, quedan prohibidas la intervención de organizaciones gremiales o con objeto social diferente en la creación de partidos y cualquier forma de afiliación corporativa.

Ese preámbulo nos permite realizar una reflexión sobre el Partido Sinaloense (PAS), que es sabido que utiliza personal y recursos de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) para su promoción política. Al menos así lo han mencionado sus críticos, pero también ex miembros que han renunciado a su militancia por no estar conforme con el instrumentalismo que se hace de la principal casa de estudios de los sinaloenses.

En cuanto a las funciones de los partidos establecidas en la Constitución, las del PAS nada tienen que ver con la promoción de la participación en la vida democrática sinaloense. Las actividades rutinarias del PAS frecuentemente se parecen más a las de un club social u organización comunitaria, que a las que corresponden a un partido político que es formar cuadros políticos con identidad ideológica y capaces de defender un programa político.

La idea gramsciana del partido como intelectual colectivo se encuentra lejos de la actividad pasista por ser un partido altamente personalizado en su líder, el ex rector Héctor Cuen Ojeda, quien como sabemos tiene una mano en la UAS y la otra en el control del partido.

Dicho de paso, por ser un partido esencialmente de universitarios debería ser un partido de luces, capaz de dar soluciones a los distintos temas y ámbitos sociales.

Sinaloa necesita de intelectuales que la piensen y ofrezcan soluciones a sus graves problemas sociales.

Pero revisando la hiperactividad del PAS en Twitter, es sorprendente a lo que dedican su tiempo muchos de sus miembros. Vea: cursos de regularización de infantes, talleres de piñatas, clases de repostería y zumba para estar en forma para las posadas.

Esas y otras actividades proselitistas, más las que se les ocurran a estos universitarios, es lo que parece ser la esencia partidista, son los puentes clientelares que hacen el vínculo de los ciudadanos con la política de ese partido.

Añoro aquellos partidos que hacían verdaderas escuela de cuadros, donde se leían a los clásicos de la política y las constituciones, y desde donde salían los futuros tribunos, los parlamentarios, los teóricos, los operadores que hacían la política programática.

A nadie en ese entonces se le hubiera ocurrido impulsar un taller de piñatas y un curso de zumba. Los partidos eran cosa seria. Se forjaba mucho la identidad partidaria y el compromiso con las luchas políticas y sociales.

Pero, ahora, con este tipo de partidos light, que igual reciben puntualmente sus prerrogativas, no se puede esperar mucho de construcción de políticas públicas.

Claro, hay quienes aplauden esto, afirman que ya era hora de que un partido llevara beneficios a su colonia, su barrio, el rancho o la parcela.

Y quisieran que el sistema de partidos se convirtiera en clubes de canasta, deportivos, cocina, zumba.

Lamentablemente para quienes lo piden, nuestra Constitución a los partidos les tiene asignadas otras tareas más edificantes que bailar zumba y que la mayoría de ellos no parece darse por enterado y por eso el nivel de la política.

Me quedo con lo que señala el citado artículo 41, cuando en él se establece que se busca “hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo…”

No pues, como lo hace el PAS, que moviliza a ritmo de zumba.

Artículo de opinión publicado el 10 de diciembre de 2017 en la edición 776 del semanario Ríodoce.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Graban desde el aire los estragos del huracán Michael en EE.UU.

» Impreso

Aztecas en playoffs de MLB

Son cuatro los peloteros nacionales en los equipos calificados a las fiestas de octubre en las Grandes Ligas Terminó la temporada regular de las Grandes Ligas, 162 encuentros por equipo son historia. Un total de 17 peloteros nativos de México participaron este año en el mejor beisbol del mundo, cuatro de ellos han calificado junto […]

Ahora ponen a Martino como director técnico de la Selección Mexicana

Tomateros vienen por otro título

Regresa Johnny English a la pantalla grande

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

¿Por qué fue fracaso lo de Monclova?

Desde los 11 Pasos » Arturo González

El título, lo único que mantendrá al ‘Piojo’ Herrera

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Sudor

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Las pruebas de oro para la nueva legislatura

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Morena, sus demonios y la memoria del PRI

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

José Antonio Ríos Rojo

Una legislatura llena de esperanza

Ernesto Hernández Norzagaray

El cóctel esperado

José Antonio Ríos Rojo

Hace 50 años

Ernesto Hernández Norzagaray

Mi 68 en Los Mochis

» Ñacas y Tacuachi

197000

Servicio de Uberkiller

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com