Hace Gobierno ‘manita de cochi’ a dueño de Curiosidades El Caballito

caballitos-maz-2

 

Septiembre de 2017 no será recordado por Rafael Zataráin como el mes de la patria, sino como el mes que las autoridades estatales y municipales le hicieron “manita de cochi” para imponerle el local en construcción en el Parque Martiniano Carvajal.

“¡Lo tomas o lo dejas!” le habría espetado Joel Bouciéguez Lizárraga, secretario del Ayuntamiento de Mazatlán.

“Ya está negociado, me deben de indemnización del primer pago, 25 mil pesos, un mes de indemnización mientras se construye el local; además de una ayuda a mis trabajadores, de diez días a cada uno de mis empleados que son cinco trabajadores y que sumarán cinco mil pesos”, cuenta  Rafael Zataráin.

Los cuatro abogados que lo defendieron la primera vez, se lo dijeron sin ambages: “Con el Estado no se puede, porque cuenta con todos los recursos para reducirte a la impotencia”.

“Hay fondo político en todo esto, el cuarteto de abogados me salieron priistas, he pagado 17 mil pesos a los cuatro litigantes que me defendieron la primera vez y se cruzaron de manos y se vendieron”, critica el quejoso.

 

El drama de Rafael

 

El drama de Rafael Zataráin, dueño de Curiosidades El Caballito data de los años 90, cuando una tal Lupita instaló una regadera en la Playa Norte, a pesar  de que el entonces acalde Alejandro Camacho Mendoza pronosticó que ese chorro de agua dulce, traería un chorro de amargos problemas a los locatarios.

Coincidiendo con el pronóstico de Camacho Mendoza, Rafael Zataráin la bautizó como la “regadera de la discordia”, al tiempo que plantaba una palmera en el centro de dicha área para mejorar el paisaje turístico de la Playa Norte.

Los cambios de Gobierno cuya política de desarrollo urbano y/o turístico consiste en destruir o modificar la obra pública de sus antecesores y depredar el medio ambiente privilegiando la ganancia económica, la palmera desapareció y llegaron “paracaidistas” enarbolando la bandera de Sedesol.

Con  programas de la Sedesol, construyeron formalmente la regadera para baños de los nadadores y una bodega para resguardar sus pertenencias.

En ese entonces el Club de Natación (Playa Norte) Arnulfo B. Luna, estaba contiguo al negocio de artesanías de conchas propiedad de Agapito, mejor conocido como el Pirata, enfrente de la avenida Paseo Claussen, pero con el tiempo el ahora finado artesano, mediante una gestión comercial lo quitó.

Cuando el Club de Natación emigró hacia la Playa Norte y se instaló en la plazoleta junto a Curiosidades El Caballito, Rafael Zataráin se integró al Club, pagando  su respectiva cuota y cuidaba el medidor de agua potable a los usuarios, mismos que permitían que aquél tuviera acceso a la llave del líquido.

Pero con la natación llegó un grupo de personas que no conformes con practicar uno de los deportes más completos que existen, para completar las ganancias de sus propios negocios se “amafiaron” y se apoderaron de dicha área de la Playa Norte y crearon una “directiva” para controlar  las finanzas de las instalaciones y las decisiones que ellos piloteaban a su conveniencia.

De pronto, los “amafiados” ya no le prestaron la llave del agua a Rafael Zataráin, y cuando éste se enteró de que estaban manipulando recursos públicos se retiró del Club de Natación, para nadar solo en la Carpa Olivera y Los Pinitos.

Fueron llegando nuevos nadadores al Club, como los empresarios hoteleros Quirino Ordaz Coppel y Carlos Berdegué Sacristán, entre otros homólogos suyos, fieles lectores del manual de superación personal Cómo nadar entre tiburones.

En ese contexto había una mesa directiva capitaneada por Rafael Arias y un tal comandante Martínez,  hábiles nadadores en las relaciones políticas.

Por azares de la política, Quirino Ordaz Coppel llega a la candidatura a la gubernatura del estado y aquellos pidieron al entonces candidato que si llegaba a ser gobernador, prometiera que renovaría el área con una vela, un gimnasio y un Snack (Bebedero) y los baños para Martín y Rafael Arias.

Hasta ahí todo iba bien, pero con la actual remodelación cometieron diversos errores como tumbar el muro de contención que protegía el área, robaron el 70 por ciento de playa y de paso destruyeron Curiosidades El Caballito.

Y como en el oficio de depredar, el medio ambiente es el primero en caer, tumbaron un árbol de pingüica, única sombra que había en todo el malecón.

El negocio de Rafael Zataráin tenía más de 50 años, en dicha zona, desde que rentaba un espacio que funcionaba como bodega en el Balneario Mazatlán. Corría el año 1993, cuando se le vendió el área de concesión al empresario Rigoberto Lizárraga Tiznado.

Rafael Zataráin compró el local a Rigoberto Lizárraga Tiznado, y lo siguió trabajando como un negocio donde sobrevivía económicamente con su familia.

En 2017 con motivo de que Mazatlán será la sede del Tianguis Turístico 2018, Gobierno pidió al dueño de Curiosidades El Caballito que desalojara el  área.

El 26 de mayo del año en curso, el damnificado obtiene el Amparo federal 383/2017, mismo que fue concedido al quejoso por la justicia federal, ampliándolo hacia las autoridades estatales y municipales y la empresa constructora Camsa.

Dichas autoridades ofrecieron al afectado reubicarlo en un local enfrente, en el Parque Martiniano Carvajal, pero el propietario de Curiosidades El Caballito renuente a la propuesta gubernamental, peleaba la misma área argumentando que desde hacía décadas trabajaban él y su familia con sendos permisos en el malecón.

La noche del 9 de septiembre, el Gobierno municipal al no poder negociar con el damnificado, utilizando a policías municipales, maquinaron un falso delito al velador de Curiosidades El Caballito, para llevárselo al Tribunal de Barandilla durante más de dos horas, tiempo suficiente para que Roberto Osuna Tirado, Coordinador de Protección Civil, acoplado con dos jóvenes vestidos de negro, sacara las mercancías y la Constructora Camsa impunemente destruyera el local.

Antes de que finalizara septiembre, Gobierno hizo “manita de cochi” a Rafael Zataráin, para confirmar el dicho de los abogados que habían vaticinado el imperio de la ley del más fuerte : “Con el Estado no se puede…”

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Lluvias inundan vialidades de San Miguel Zapotitlán

» Impreso

El zurdo Amílcar Gaxiola buscará un lugar con los Tomateros

El zurdo Amílcar Gaxiola admite que en esta campaña habrá mayor competencia El lanzador zurdo Amílcar Gaxiola fue una de las incorporaciones a la pretemporada guinda, mostrándose entusiasta por hacerse de un lugar, ya que reconoce que para la venidera campaña, la competencia estará más intensa tanto por el talento que existe entre sus compañeros, […]

Christian Bragarnik, el misterioso argentino que trajo a Maradona

La ola

 Ecos del M68 Parte (4)

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

Óliver no es un Pérez cualquiera

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Esos parientes

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Libertad de expresión y nuevo gobierno

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Efemérides: Los días de la noche

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Nintendo

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

José Antonio Ríos Rojo

No a la privatización del agua

Ernesto Hernández Norzagaray

La debacle del cuenismo

José Antonio Ríos Rojo

Propuestas para el desarrollo sustentable de Sinaloa

Ernesto Hernández Norzagaray

La derrota de la ley anti-Morena

» Ñacas y Tacuachi

193202

El equipo técnico del Pelusa

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com