Asesinado en El Castillo

 

el-castillo-2

Lo llevaban vivo y lo mataron los verdes”, dicen vecinos

 

Luis es de pocas palabras. Pronuncia una de ellas quedo, lo hace con frases cortas. Y también con seguridad. Pidió una camiseta para cubrirse el dorso, junto al altar montado para despedir a su hijo, asesinado a balazos apenas la semana pasada: no sabe por qué ni quién lo mató, tiene miedo, no sale de su casa ni anda por ahí preguntando cómo fue que pasó todo, pero al final dice, con una seguridad de taladro cuya broca no deja de perforar, que esto no quede así, que haya justicia.

Junto a dos personas, al parecer sus parientes, sostiene su cuerpo en una frágil silla de plástico. Bajo la carpa funeraria, custodiado por rosas, velas apagadas e instaladas en sus altas bases, y al fondo una cruz plateada.

Tiene cara de insomnio, de llantos aplacados. Sus ojos secos y rojos. No se mueven mucho sus 43 músculos faciales. Al paso de la entrevista, lenta y con sigilo, deja los monosílabos y suelta frases más largas que no pasan de las diez palabras.

“No sé nada. Lo que hice fue procurarlo, traerlo y velarlo”, dice. Está escueto, como sus respuestas: igual su rostro, su mirada de pájaros sin alas, su voz pastosa y arrastrada.

La última vez

Familiares y vecinos lo vieron con vida el viernes durante la tarde. Se dirigía a casa de su tía. Otras versiones señalan que ese día fue interceptado por elementos del Ejército Mexicano, junto a otro joven de Sataya. Pero fue Maitor Ulises Rojo Benítez, de 34 años y padre de una menor de 14 que va a la escuela secundaria, quien apareció muerto en un canal, entre las comunidades de Las Bebelamas y Bainoritos.

“Al morro lo levantaron y lo golpearon todo el día en El Contrabando, así se llama el caserío que hay en El Castillo, donde desemboca el río Culiacán. Mucha gente lo vio. Lo llevaban vivo y lo mataron los verdes”, señaló un joven de este poblado, quien pidió mantener su anonimato.

El sábado Luis Rojo, su padre, recibió una visita inesperada. Los empleados de la funeraria le informaron que había un cadáver en el Semefo de Culiacán y que si podía ir a identificarlo, porque podría tratarse de su hijo.

“Era él. Tenía el nombre de él, Maitor Ulises, tatuado en el hombro derecho”, señaló, con esa voz seca y esa boca de saliva migrante por la muerte.

¿Justicia?

El Castillo es un campo pesquero y polvoso. Mucha de la vegetación muere con el suelo arenoso, marino y salino, de sus calles. Basta entrar a ese pavimento parchado y accidentado para percatarse del cambio. Aquí termina la carretera y empieza el mar.

Ahí, por una de sus calles, la Rosario Ávila, en el número 51, vive la familia Rojo Benítez. Solo bastó preguntar a un joven que esperaba el camión en la orilla de la carretera, sobre la ubicación de esta vivienda, para que contestara que ahí, a la vuelta, donde hay una carpa de funeraria: “a su hijo lo mataron los guachos, oiga. Ellos fueron”.

Pero Luis se amarra. Parece no tener muchas opciones ni asideros. No sabe cómo murió su hijo, no tenía lesiones visibles —insiste—, estaba atado de manos pero desconoce si fue privado de la libertad y tampoco sabe quién o quiénes lo mataron y mucho menos si fueron los del Ejército Mexicano.

“Mi hijo trabajaba en la pesca o conmigo. Yo me dedico también a cortar espigas a las milpas y ese día, el sábado, andaba en una parcela rumbo a Villa Juárez”.

—¿Había escuchado eso, que se lo habían llevado los soldados?

—No había escuchado eso y no puedo asegurarle nada. Hasta ahorita estoy sabiendo. No quiero ni salir a la calle, está dura la cosa. Me siento mal.

Luis pide una camiseta para cubrirse. No suelta el respaldo de la silla. Justicia, se pregunta. Eso no me va a devolver a mi hijo. Eso no se puede. Lo asegura con una dureza sin relieves ni miramientos. No hay para dónde hacerse.

“Yo no he salido de la casa. Aquí me he llevado… no ando a gusto, a como fueron las cosas. No me siento a gusto. Pero si se llega a saber, que la justicia haga algo. Uno no es de pleito, no es de nada. Pero pasan estas cosas y no sé por qué. No saben el daño que hacen”, manifestó.

Su esposa, madre de occiso, está enferma de diabetes y una especie de asma bronquial. Sale a responder unas preguntas pero no se le dan las palabras. Se abraza ella misma y suelta: teníamos esperanzas de que no fuera cierto.

Y luego se va. Se refugia de nuevo en esa casita pequeña, de patios amplios, donde todo ahora, incluso la luz del sol de mediodía de jueves, es mortesino.

Luis hacia tercia en la conversación. Parece regresar desde atrás y agarrar fuerzas:

“Ojalá sepa el gobierno y los castigue. Que las cosas no queden así, no más”.

Lamentó que en su población, donde todos se conocen y no hay personas conflictivas, entran y salen grupos armados. Pero Luis ya no habla. La muerte de su hijo de 34 lo dejó con otro varón y dos mujeres, a quienes suma 11 nietos. Y una sombra gorda y triste que es esa ausencia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIDEOS

Con disparos, coronas y caballos bailadores despiden al ‘Chimal’

» Impreso

carlos-ortega

La invitación restringida

    Compra de videocámaras, primera licitación de Quirino Ordaz que termina en adjudicación   La primera licitación pública del gobierno de Quirino Ordaz Coppel para adquirir cámaras de videovigilancia y lectores de placas para Culiacán, por un costo de 47 millones de pesos, que se transmitió en vivo y después se declaró desierta, terminó […]

robo-carro

Culiacán, el séptimo municipio con mayor robo de vehículos en el país

servicios

Servicios de Protección, nido de corrupción

masacre-navolato

Nadie quiere ser policía en Navolato

» Ñacas y Tacuache

Ñacas407 139493

El evangelio según el Ñacas

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Malayerba » Javier Valdez

El quinto en la lista

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Quirino entrampado

Malayerba » Javier Valdez

Oremos

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Quirino y el desolador panorama de Sinaloa

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Agüita de coco, sol y playa

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

Ernesto Hernández Norzagaray

La mañana en que desapareció Mazatlán

Ernesto Hernández Norzagaray

Chiloy el Jazz Fest  de Mazatlán

Ernesto Hernández Norzagaray

Miroslava, Miros, para los amigos

José Antonio Ríos Rojo

La Oposición

» Culiacán

retiran-autos-chatarra-culiacan

Retiran 59 autos chatarra en Culiacán

Un total de 59 unidades consideradas chatarra y que se encontraban abandonadas, fueron retiradas de las calles de Culiacán por elementos de tránsito. A través de un comunicado, se informó que en los últimos tres meses se han enviado 464 notificaciones a propietarios de los vehículos que se encontraban en desuso en colonias de la periferia, […]

presentan-resultados-del-operativo-de-semana-santa-2017-5

Presentan resultados del Operativo de Semana Santa

robo-carro

Culiacán, el séptimo municipio con mayor robo de vehículos en el país

img_4501

Más de 24 lesionados por accidente vial al norte de Culiacán

» Futbol

barcelona

Derrumbe del Barsa; no hubo milagro… y ni siquiera gol

Al Barcelona se le acabaron las hazañas. El conjunto blaugrana empató 0-0 ante la Juventus en la vuelta de los cuartos de final y quedó eliminada de la UEFA Champions League sin poder regalar al menos un gol para su afición en el Camp Nou. El equipo de Luis Enrique no tuvo la llave para […]

carlos-pinto-2

El Gran Pez inicia la liguilla este mièrcoles en Morelos

osorio

Gio para eliminatoria y Confederaciones: Osorio

tigres

Tigres y Pachuca no supieron noquearse en la ida de Concacaf

» Cultura

instrumentos

Lo sierreño

  Hace algunos días, platicando con un conocido, me pregunta ¿de dónde soy? se me ocurre responderle, dubitativo, de la sierra.De Choix. Esto hubiera pasado por desapercibido si las vivencias y años de vida en esta región del país no dieran tanto de que hablar y compartir y,a la vez, que celebrar y lamentar.Pues sabido […]

ciclismo-1

Ciclismo, la época dorada

Perlas de Pepe

lalbergaccio-nicolas-maquiavelo

Las escapadas de Nicolás Maquiavelo, que lo llevó a escribir ‘El Príncipe’

» Cine

jefe

Un jefe en pañales

  Si hay una guerra entre productoras de cine de animación, al frente de la batalla están Pixar y DreamWorks, que siempre buscan coronarse como la mejor, con lo que el espectador sale ganando, porque tiene más posibilidades de que le lleguen cintas de mayor calidad, aunque eso a veces sólo quede en el intento. […]

fragmentado-2

Fragmentado

bella-y-bestia

La bella y la bestia

manchester

Manchester junto al mar

» Policiaca

bar-baby-rock

Asesinan a cuatro mujeres en bar del Estado de México

Cuatro mujeres, que presuntamente se negaron a fotografiarse con un grupo de hombres, fueron asesinadas la madrugada de hoy en el bar Baby Rock, en Nezahualcóyotl, Estado de México. Tres de las víctimas murieron en el lugar y una más falleció durante el traslado a un hospital. Sin Embargo dio a conocer que en el […]

secuestro-en-capistrano2

Liberan a cuatro personas secuestradas y detienen a cinco en Capistrano

asesinado-villas-del-rio

Encuentran a un sujeto asesinado en Villas del Río

asesinado-colonia-pemex

Localizan a dos hombres ejecutados en diferentes hechos

» Narcotráfico

funerales-chimal1

Difunden videos del funeral del ‘Chimal’

A través de redes sociales se difundieron dos videos de los supuestos funerales de Francisco Javier Zazueta Rosales, el Chimal, quien murió el 14 de abril durante un enfrentamiento con elementos de la Marina, en las inmediaciones el poblado de San Cayetano, perteneciente a la sindicatura de Tepuche, municipio de Culiacán. En las grabaciones se observa a decenas de […]

enfrentamiento-en-elota12

Emboscada en Elota deja un militar y dos civiles heridos

narcolaboratorio-eldorado2

Aseguran dos narcolaboratorios y 50 kilos de metanfetamina

masacre-navolato

Nadie quiere ser policía en Navolato

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com